Decisiones

Previous Next

Cuando los padres se separan o divorcian, tienen que tomar muchas decisiones.

Primero tienen que decidir sobre la custodia y el horario de crianza, o sea con quién van a vivir sus hijos y cómo se van a repartir las tareas de crianza.

Por ejemplo:

  • Si los hijos van a vivir con uno de los padres, ¿cuándo podrán ver al otro padre? ¿Con qué frecuencia? ¿Y por cuánto tiempo?
  • Si los hijos viven con ambos padres, ¿se quedarán con uno de los padres durante la semana y con el otro durante el fin de semana? ¿O pasarán una semana con un padre y otra semana con el otro?

Después, los padres tienen que decidir cuánto dinero le tiene que dar un padre al otro para ayudar a pagar por las cosas que necesitan los hijos. Esto se llama manutención de los hijos.

Tus padres también tienen que decidir cómo repartirse todos sus bienes (las cosas que tienen en común). Por ejemplo:

  • Si tienen una casa, ¿la conservarán? En ese caso, ¿quién se quedará con ella?
  • ¿Cómo se repartirán los muebles, carros, televisión, computadoras y las fotos de familia?
  • ¿Cómo se repartirá el dinero que poseen y las deudas que tienen que pagar?

Tal vez cada uno de los padres contrate  un abogado. La tarea del abogado es ayudar a su cliente a comprender las leyes de separación y divorcio, y ayudarle a tomar las decisiones que más favorezcan a sus hijos.

Si los padres no se pueden poner de acuerdo en lo que hay que decidir, tienen un par de opciones. Pueden ir a un mediador y usar la mediación para llegar a un acuerdo. O pueden ir a la corte para que un juez tome estas decisiones.

Q & A

Q:
Cuál es la diferencia entre separación y divorcio?
A:

Cuando dos personas han estado viviendo juntas y deciden que ya no quieren vivir juntas, están separadas. Cuando los padres que se separan están casados, su matrimonio todavía no se ha terminado. Para poder terminar un matrimonio legalmente, tienen que obtener un divorcio. Las parejas que no se han casado no tienen que obtener un divorcio, porque no hay que terminar ningún matrimonio. Pero es posible que aun así tengan que ir a la corte para tomar decisiones sobre el horario de crianza y cómo repartir los bienes que tienen en común.

Q:
Realmente creo que necesito un poco de ayuda para lidiar con esto. ¿A quién le puedo pedir ayuda?
A:

Hay mucha gente alrededor tuyo que te puede ayudar. Habla con tus padres, tu consejero escolar, tu médico de familia u otro adulto de confianza. Si ellos no te pueden aconsejar directamente, te proporcionarán remisiones a personas que sí podrán.. Y si no estás recibiendo la ayuda que necesitas, sigue pidiéndola hasta que la recibas.

Q:
¿Tengo que tomar partido, o elegir a un padre en vez del otro?
A:

No, no tienes que tomar partido. Tienes el derecho de amar y ser amado por ambos padres. Si te sientes presionado para tomar partido y te sientes atrapado en el medio de los problemas de tus padres, díselo. Ellos también pueden estar tan enfrascados en sus propios problemas que ni siquiera se den cuenta de lo que están haciendo, y cuando se percaten dejarán de hacerlo.

Q:
Tengo tantas preguntas sobre por qué ocurrió esto y qué va a ocurrir en el futuro. ¿Cuánto puedo preguntarles a mis padres?
A:

Si hay algo que necesitas saber, pregunta. Tienes derecho a hacer preguntas sobre lo que está ocurriendo y por qué. Si bien tienes que respetar el derecho de privacidad de tus padres, ellos tienen la responsabilidad de responder de la mejor manera posible a tus preguntas sobre las cosas que te afectan en forma directa.

Q:
¿Podré pasar tiempo con mis dos padres?
A:

En la gran mayoría de los casos, los hijos pueden pasar tiempo con ambos padres. Cuánto tiempo pasas con cada padre, y exactamente cómo va a funcionar la situación, dependerá de los arreglos de custodia y horario de crianza (visitación). Recuerda: Los padres se divorcian entre ellos, no se divorcian de sus hijos. Tus padres siguen siendo tus padres, y te seguirán amando.