Relaciones saludables y abusivas

Previous Next

En una relación saludable, los miembros de la pareja:

  • se escuchan
  • tienen en cuenta los pensamientos y sentimientos del otro
  • se respetan, confían y respaldan el uno al otro
  • reconocen los puntos fuertes y logros del otro
  • respetan la cultura del otro
  • deciden juntos si van a tener relaciones sexuales, y cuándo
  • se sienten seguros uno con el otro, tanto cuando están solos como con otros
  • gozan del tiempo que pasan juntos, tanto solos como acompañados
  • se alientan uno al otro a pasar tiempo con amigos y familiares cuando quieren sentirse bien y cuidarse a sí mismos.

En una relación abusiva, una persona puede:

  • no tomar en cuenta los sentimientos y deseos de la otra persona
  • no hacer caso a la otra persona o fingir no escucharla
  • insultar a la otra persona
  • criticar a la otra persona por la manera en que viste, habla, camina, baila, etc.
  • ponerse celosa cuando la otra persona está con otros hombres o mujeres
  • tener sospechas sobre las actividades de la otra persona todo el tiempo
  • controlar a la otra persona con amenazas
  • controlar cuánto tiempo pasa la otra persona con amigos y familiares
  • avergonzar o burlarse de la otra persona de manera fea
  • hacerle bromas pesadas a la otra persona
  • revelar los secretos de la otra persona
  • portarse mejor cuando está a solas con la otra persona que cuando están con amigos
  • ponerse de malas cuando la otra persona no hace lo que quiere, o amenazar con suicidarse
  • alentar o presionar a la otra persona para que haga cosas que la hagan sentir incómoda
  • enojarse y usar amenazas y/o violencia para conseguir lo que quiere
  • no respetar los límites de la otra persona sobre actividades sexuales
  • empujar o golpear a la otra persona
  • tomar o destruir las pertenencias de la otra persona
  • lastimar, o amenazar con lastimar, la mascota de la otra persona.

¿Reconoces que tú le haces algunas de estas cosas a tu pareja, o que tu pareja te las hace a ti? De ser así, puedes estar en una relación abusiva.

Ya sea que tú abuses a la otra persona, o viceversa, busca ayuda.

Habla con tu consejero escolar, tu doctor u otro adulto de confianza. Pídele que te ayude a encontrar a un terapeuta o un programa en tu comunidad que pueda ayudarte.

Ponte en contacto con el centro de violaciones o agravio sexual de tu comunidad.

Q & A

Q:
Si mis padres se divorcian, ¿a mí me va a pasar lo mismo?
A:

Muchos adolescentes cuyos padres se separan se sienten ansiosos sobre sus propias relaciones en el futuro. Pero solo porque tus padres se están separando, no quiere decir que a ti te ocurrirá lo mismo. Puedes aprender de sus errores. ¡Lo que pase en tus relaciones dependerá de ti, no de tus padres!

Q:
Mis padres nunca se casaron. ¿Tendrán que pasar por el mismo proceso que los padres que están casados?
A:

Los padres que nunca se casaron o que decidieron vivir juntos sin casarse, no necesitan divorciarse, porque no hay un matrimonio que haya que terminar. Pero tienen que decidir lo que ocurrirá con sus hijos y cómo se repartirán sus bienes.

Q:
¿Puedo hacer algo para que mis padres vuelvan a estar juntos?
A:

La mayoría de los padres se separan solo después de haber hecho un gran esfuerzo para salvar su relación. En general, su decisión de separarse o divorciarse es final. Algunos adolescentes esperan y creen que si tratan de portarse lo mejor posible podrán lograr que sus padres se vuelvan a juntar. Sin embargo, es poco probable que este plan funcione, porque la decisión de los padres de separarse no tiene nada que ver con ellos. Además de sugerir a tus padres que vayan a ver a un terapeuta matrimonial, si aún no lo han hecho, lo mejor que puedes hacer es comenzar a aceptar la situación para poder seguir adelante con tu vida.

Q:
¿Quién decidirá con quién voy a vivir? ¿Se tendrá en cuenta mi opinión?
A:

En algunos casos, tus padres tomarán entre ellos las decisones sobre con quién vivirás y cómo funcionará la situación. Si no pueden decidir por sí mismos, quizás vayan a ver a un mediador para que les ayude a llegar a un acuerdo. O tal vez tengan que ir a la corte para que un juez tome las decisiones. Ya sea que tus padres tomen las decisiones sobre custodia y horario de crianza (visitación) por sí mismos o con la ayuda de un mediador o juez, se tendrá en cuenta tu opinión.

Q:
Tengo tantas preguntas sobre por qué ocurrió esto y qué va a ocurrir en el futuro. ¿Cuánto puedo preguntarles a mis padres?
A:

Si hay algo que necesitas saber, pregunta. Tienes derecho a hacer preguntas sobre lo que está ocurriendo y por qué. Si bien tienes que respetar el derecho de privacidad de tus padres, ellos tienen la responsabilidad de responder de la mejor manera posible a tus preguntas sobre las cosas que te afectan en forma directa.